Si eres de los que se les eriza la piel al escuchar música, es probable que tu cerebro sea diferente