Si eres sensible, ni te atrevas a mirar el trailer de “Apóstol”. Son 2 minutos de torturas y terror