Si mueres comiendo su hamburguesa, pagarán tu lápida: restaurant lanzó un reto mortalmente intenso