Sumergirnos en el agua sin poder respirar hace que nuestro cuerpo se prepare para lo peor: la falta de oxígeno. Y es que someternos al agua hace que nuestro organismo active el conocido como ‘reflejo de inmersión’, el cual ralentiza nuestro ritmo cardíaco, estrecha nuestros vasos sanguíneos…

Ahora puedes leer el artículo de Cabronazi sobre ¿Sirenas? Los bajau, la población que consiguió adaptarse a la ‘vida acuática’.

También te puede interesar:  Las respuestas a las preguntas más VERGONZOSAS del mundo

Seguir leyendo artículo en Cabronazi.