Socotra, el paraíso casi inaccesible con un paisaje que parece de otro mundo