Stephen King cuenta cuál es la película de terror que no ha podido acabar por miedo