Su cuerpo está 80% cubierto de lunares y la llamaban «Perro manchado feo». Ahora rebosa confianza