A continuación les traemos otra historia de superación y generosidad surgida a partir de los desafíos de la pandemia. Esta vez, los protagonistas fueron la blogger Lupita Anaya y Antonio, un anciano que pasa sus días vendiendo paletas y helados de su carrito en las calles.

FB: Lupita Anaya

Ahora puedes leer el artículo de UpSocl sobre Su deseo era vender todas sus paletas y helados e irse a descansar a casa. Una chica se lo concedió.

También te puede interesar:  10 teléfonos móviles de vanguardia que están por salir a la venta. Vas a querer tirar tu iPhone

Seguir leyendo artículo en UpSocl.