Su dueña lo botó a la basura y se fue a otra ciudad. Durante 6 días luchó hasta que alguien lo oyó