Subdirector se lanzó al suelo para calmar a un niño con autismo. Quería evitar que lo pasara mal