Sufría sin agua y abandonado entre químicos peligrosos. Salvarlo fue una misión para la policía