Suricata cabecea del sueño mientras ve películas acostada con su dueña. Aguantaba para acompañarla