Sus dueños lo vendieron por $20 dólares a un matadero. Al otro lado del mundo encuentra una familia