Te ponemos a prueba: ¿Sabes cuántas veces eres capaz de tragar saliva sin parar?