«Tengo 90 y no estoy lista para morir»: Exige que se respete vida de los ancianos por el COVID-19