Tenían sólo segundos de vida y 5 millones de personas ya los veían. No podían estar separados