«The Perfection» de Netflix dejó a las personas físicamente enfermas y con ganas de vomitar