Tiene 22 años, es ciego, autista y dejó con lágrimas en los ojos al jurado de America’s Got Talent