Tiene 98 años y a su edad sigue vendiendo galletas de scout. Partió cuando era una niña y nunca paró