Tiene la mitad de su cuerpo paralizado. 4 familias lo han rechazado pero no pierde la esperanza