Tienen menos de 35 años y son enviados a la guerra. 7 meses después, sus rostros son irreconocibles