¿Tienes un euro? Quizás puedas comprarte una casa en Italia