Tiernos maceteros de animales se riegan por sí solos. Su lengua tomará toda el agua que necesitan