Tío renunció a sus adicciones para cuidar de su sobrino con discapacidad. Acababa de quedar huérfano