Todos aplauden esta portada de National Geographic, pero el verdadero impacto está en sus páginas