Tormenta permitió descubrir un bosque prehistórico en Gales. Hace 4.500 años que estaba bajo el agua