Transformó una simple tuerca en un elegante anillo de compromiso. Por original brilla más que el oro