Tras una “gripe”, perdió sus extremidades y su cara quedó desfigurada. Estaba por morir y no sabía