Tres amigos preparan «el peor alojamiento de la historia» y no paran de petarlo