Tribu del Pacífico Sur llora la muerte de su “dios”, el príncipe Felipe. Le rezaban todos los días