¿Tu hijo se sienta con las piernas en forma de “W”? Evita que lo haga