Un artista recrea cómo eran los monstruos mitológicos en su adorable niñez