Un cliente descubre que el tatuador fue condenado por un delito grave, y exigió que le devolvieran el dinero, pero la tienda le dio una buena respuesta