Un corgi fue el amuleto de suerte de muchos en una maratón de 10K. Nadie se resistió a acariciarlo