Un culturista muestra en una foto a su madre para acabar con el meme que circula de su cara por las redes