Un escáner cerebral reveló que un universitario no tenía cerebro. Su cabeza estaba llena de agua