Un estado mexicano prohibió a sus internos fumar al interior de la cárcel. Estas son son sus razones