Un estudiante ha diseñado este avión que usaría un 20% menos de combustible, y KLM ya lo está construyendo