Un estudio demuestra la principal razón por la que deberíamos perder la grasa cuanto antes