Un estudio demuestra que las cocinas de gas son perjudiciales para la salud