Un experto en bioquímica afirma que deberíamos comernos los mocos por el bien de la salud