Un fotógrafo se arrepiente de unas fotografías que se han vuelto virales