Un grupo de langures reacciona de forma sorprendentemente humana cuando un «falso» mono pierde la vida