Un hombre de 50 años consigue hacerse pasar por una influencer japonesa utilizando filtros