Un investigador británico pasó 60 días en la calle y decidió que nunca más daría dinero a personas sin hogar