Un joven se gasta más de 85.000 euros para parecerse a su ídolo haciéndole la competencia al Ken Humano