Un padre abusivo, adicto al alcohol y a la prostitución. Jackie Chan se confiesa en sus memorias