Un predicador con un cartel que decía “Mereces ser violada” fue golpeado con un bate, y los comentarios son geniales