Un robot se postuló a la alcaldía y quedó en tercer lugar. ¿Está llegando su momento de gobernar?