Una empresa paga 10.000 euros por vivir en un viñedo y beber vino